ALEMANIA

NUREMBERG

De Ratisbona nos dirigimos a Nuremberg en un recorrido de hora y media, donde llegamos ya caída la tarde y nos hospedamos en el hotel Hilton, ubicado a unos 15 minutos del centro en una zona deportiva y moderna de la ciudad. Es un hotel limpio y cómodo como todos los de esta cadena y su precio bastante bueno para tres personas, 82 euros, hay supermercados y restaurantes de comidas rápidas cercanos. Para nosotros que teníamos un carro alquilado no fue problema la distancia, pero si no lo tienes te recomiendo buscar más cerca del centro.

La ciudad, de la que hay información desde el siglo XII, fue sede de las llamadas Dietas Imperiales durante la época del Sacro Imperio Romano Germánico, reuniones del emperador con su asamblea formada por príncipes, miembros de la iglesia y nobles representantes de los distintos territorios del imperio, que tenían lugar en el castillo. Similar papel jugó en la época Nazi cuando Hitler, apelando a la tradición medieval instaló allí los congresos anuales de su partido, construyendo una gran edificación circular donde reunía a los asistentes, que hoy ocupa un Centro de documentación.

Durante la segunda guerra mundial sufrió graves daños en su casco antiguo y castillo, conservando intacto solo un barrio de casas en entramado de madera. Hoy vemos una ciudad restaurada con aproximadamente medio millón de habitantes e industrias de tecnología y equipos médicos y sede la famosa empresa de lápices de colores Faber Castell. La atraviesa el rio Pegnitz dándole un encanto a las viviendas ubicadas en sus orillas.

QUÉ VER EN NUREMBERG

Nuestro recorrido por la llamada Milla histórica  o Koningstraase empieza por buscar un sitio de parqueo para el automóvil. ¡Oh sorpresa! Mientras fuimos a la oficina de turismo a buscar un mapa, recibimos una multa por ubicarnos en un sitio para discapacitados. Hay que tener precaución pues realmente la señalización allí es muy precaria, los símbolos son muy pequeños y escondidos y no lo vimos. Pasado el impase, iniciamos nuestro paseo.

Patio de los Artesanos: Frente a la oficina de turismo está este sitio, antiguo patio de armas que se encontraba dentro de la última muralla de la ciudad del siglo XV (tenía 3). Aquí se ubican hoy en casitas de entramado de madera, artesanos que fabrican y venden artículos en hojalata, estaño, vidrio etc., al igual que restaurantes y pequeños cafés. Al fondo vemos la Frauentor, o Torre de las Señoras una de las cuatro torres cilíndricas de vigilancia de la ciudad amurallada.

Continuando nuestro camino a través de hermosos edificios medievales, entramos a la Iglesia de San Lorenzo construida en el siglo XIII en estilo gótico. Tiene varios altares menores, tres de ellos los más bonitos a mi modo de ver, la representación de la Ultima Cena en un conjunto de imágenes en yeso y los otros dos en retablo tríptico, con escenas de la Natividad, la Epifanía, la Virgen y los Evangelistas, todos ellos del período medieval. Llaman también la atención sus vitrales con escenas bíblicas y figuras de nobles de la época.

Iglesia de Nuestra Señora: Estaba cerrada, pero solo admirar su hermosa fachada y el famoso carillón vale la pena. Este, todos los días a las 12 recuerda la proclamación del rey Carlos IV, quien se encuentra sentado en su trono rodeado de príncipes electores. Data del siglo XVI, en la segunda guerra fue escondido en un búnker y reinstalado durante la restauración de la ciudad.

Fuente Maravillosa: Llegando ya a la Plaza de Mercado nos topamos con esta fuente que data del siglo XIV y en sus inicios surtía de agua toda la ciudad. Tiene el estilo de una aguja de torre de iglesia en estilo gótico montada sobre una base octogonal en mármol y hoy rodeada de una reja para su protección. Alcanza 19 metros de alto y en sus diferentes niveles hay 40 figuras que representan las artes, la filosofía, los 4 evangelistas, 7 judíos, y en su parte más alta Moisés y 7 profetas. Por la reja sale un tubo del que se puede obtener agua y a su lado un aro que debes tocar para que se cumplan tus deseos, (por supuesto está muy brillante de tanto turista que lo toca, si se cumple o no el deseo, no lo aseguro). Vale la pena anotar que la que vemos es una réplica hecha en los años 20 del siglo pasado, la original se encuentra en el Museo Nacional Germano.

Plaza de mercado: Diariamente y bajo unos toldos de rayas rojas y blancas, abre el mercado de la ciudad en una plaza rodeada de edificios medievales entre los que se destaca la Nassauer Haus, que tiene la apariencia de un castillo, pero realmente siempre fue una casa de algún noble, quien la construyó en la forma de gran torre. Hoy en sus bajos hay un restaurante y en su interior una bodega de vinos.

Iglesia de San Sebaldo: Construida en el siglo XII inicialmente en estilo romano, más tarde fue remodelada al gótico, estilo propio de la ciudad. El edificio es igual a la iglesia de San Lorenzo, y es la más antigua de las tres iglesias de la ciudad. Su interior de tres naves es sencillo, decorado con figuras de santos en las columnas. El principal atractivo es el sepulcro del santo.

A continuación, pasamos por la Rathausplatz donde vemos el edificio del antiguo Ayuntamiento, que hoy aloja un museo.

Atravesando el río Pegnitz y siempre por la Konignstrasse alcanzamos a ver el edificio del Hospital medieval tal vez uno de los sitios más fotografiados de Nuremberg por su belleza que se refleja en el rio.

bty
bty

Iniciamos la subida al promontorio donde se encuentra el Castillo, una amplia fortaleza medieval donde residió por temporadas la familia imperial hasta el siglo XVI. Allí se realizaban las famosas Dietas imperiales. Se entra por un bonito patio donde vemos la Torre Sinwell, a la que se puede subir por 4 euros y el exterior de las habitaciones muy florecido en verano. La entrada a la residencia cuesta 6 euros y allí podemos ver pinturas de los antiguos emperadores, piezas de armería, carteles que muestran los vestidos de la época, etc., en mi opinión las exposiciones de la residencia son pobres. Lo más destacado es la antigua capilla imperial de dos pisos, que fue el único sitio del castillo que no sufrió en la segunda guerra mundial.

Desde allí se logran unas buenas fotos de la ciudad.

En nuestro recorrido en el bus turístico conocimos el Palacio de Justicia donde se llevó a cabo el juicio de los criminales de guerra nazis, infortunadamente no alcanzamos a entrar a conocer la famosa sala 600 donde se realizaron. A un costado se encuentra en restauración la cárcel que los alojó.

Otro sitio que me quedó para un próximo viaje, fue la Casa de Alberto Durero, donde hay un museo con obras del pintor.

Deja un comentario, tus datos nunca serán compartidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s