IRAN 09/2017

TEHERAN

Por primera vez visito un lugar en excursión, siempre organizo mi itinerario y hago  mis reservas sin ayuda de nadie, viajo sola pues me erizo cuando veo esas excursiones multitudinarias donde sus integrantes corren detrás del paraguas del guía con terror a perderse y visitan cada sitio a unas velocidades inusitadas, mi conclusión de ellas es que te llevan a montar en bus la mayor parte del tiempo y fugazmente te muestran dos o tres monumentos en los lugares de interés. Pero para toda oferta hay clientes y esa no es la mía.

Sin embargo, para visitar Irán me hice un lavado de cerebro, siendo consciente de que para mí, ir sola sería difícil por el idioma y  lo desconocido de la cultura.

Me uní entonces a una excursión contratada con la agencia Vertierra de España , quien a su vez contrató el operador Marco Polo de Teherán, y la verdad, tuve un paseo increíble en todo sentido, 12 compañeros de viaje excelentes, portugueses, mejicanos y un joven de Brasil, Pedro, que fue como nuestro niño consentido, pues casi todos éramos pensionados, buenos guías en español, con pleno conocimiento de la historia,  nos daban toda la información del país que queríamos conocer, las visitas a monumentos y ciudades con el tiempo suficiente para ver y asimilar tantas cosas nuevas, en conclusión, no me arrepentí de estar en grupo y pasé feliz todo el viaje.

Teherán es la capital de Irán desde hace 160 años, tiene actualmente entre 15 y 20 millones de habitantes (realmente nunca supe cuántos, pues cada persona daba una cifra diferente) equivalente al 25% de la población del país. Es una ciudad densa y su arquitectura moderna, no es bonita. Me parecía ver los típicos edificios de vivienda de los países soviéticos.

No se ve pobreza ni mendigos en las calles. Las personas generalmente tienen dos trabajos, pues según nuestro guía, con uno solo no alcanzan a vivir bien.

Hay mucho tráfico tanto de carros como motocicletas, se conduce agresivamente y pasar una calle es toda una proeza pues no se respeta al peatón, esto aplica en todo el país.

QUE VER EN TEHERAN

La visita a esta ciudad la hicimos el primer día de viaje y el último. Persian Koshar fue mi primer hotel, regular desayuno, ubicación y wifi, habitación y baño aceptable. El segundo, Asareh hotel para turistas con buena habitación, desayuno, cena y wifi, ubicado en una zona de agencias de venta de vehículos, lejos del centro. Cabe anotar que son hoteles de 4 estrellas que en occidente calificarían máximo con 3.

Iniciamos el recorrido visitando el Mausoleo del Imam Zade Saleh construido en el siglo XVII, lugar de peregrinación de iraníes y musulmanes, que aloja además de otras tumbas, la del santo Imam del siglo VIII, quien fuera hijo del séptimo Imam chiita.

Las mujeres deben entrar con el chador, que les prestan a la entrada. Tanto el ingreso como el interior tienen espacios separados para hombres y mujeres.

Su cúpula y minaretes son hermosos, elaborados en mosaicos azules y verdes y decorados con frases del Corán, figuras geométricas y otras que no sabría definir si son flores o qué representan.

Se accede por un patio donde había muchas mujeres en grupo, no sé si conversando o rezando. Su interior está hecho en pequeños trozos de espejo y con un gran tapete donde se sientan a rezar. A un lado iluminado en verde, se encuentra la tumba del santo.

Cerca de la mezquita está la Plaza Tajrish donde encontramos un pequeño bazar del mismo nombre, cuyos  principales productos, son frutas, verduras y frutos secos.

 

Continuamos hacia el norte de la ciudad y llegamos a un gran parque de 160 kilómetros cuadrados. Vemos varias residencias donde vivían los familiares del último Shah Reza Pahlevi y visitamos el Museo Palacio Mellat, residencia de aquél y su esposa Farah Diva.

Encontramos en el patio exterior una gran escultura que representa las botas del shah Reza su padre, frente a ésta está la estatua de Arach, el Robin Hood iraní.

En el interior podemos ver las habitaciones del shah y su esposa, sala principal, salones de reuniones donde recibían embajadores, comedor, sala de té y el cuarto de juego de billar del shah. Sus pisos son de mármol iraní de diferentes colores y los salones decorados con tapetes persas. La mayoría de los muebles provienen de Francia, vajillas de Bohemia y adornos de Austria y Alemania.

De allí salimos con nuestro guía Aliya, a almorzar. Al norte de Teherán se encuentra la Montaña Tochal, centro de sky en invierno y en verano  sitio de paseo obligado para los teheraníes los días festivos.  Darband, llaman al sendero que sube a la montaña. Es un lugar pintoresco al que se llega a pie, subiendo por unos descansados escalones donde a lado y lado hay pequeños restaurantes, teterías, cafeterías floristerías, puestos de venta de platos preparados para cocinar y consumir al llegar a lo alto, deliciosos dulces caseros y frutos secos.

Almorzamos en el restaurante Koohpaye, donde un amable mesero nos recibió con la bandera de Brasil y Colombia en la mesa asignada. Comimos un exquisito un jujekebap, plato persa con pollo y el respectivo postre. Un poco caro para este país, 18 euros, pero bien valió la pena pagarlos por un buen almuerzo, servicio y un lugar tan bonito.

Torre Milad: fue construida para conmemorar los 100 años de nacimiento del Ayatollah Khomeini, tiene 435 metros de altura desde el piso hasta la punta de la antena. En la primera parte de la estructura hay un centro de convenciones y un hotel, luego subiendo en un ascensor super rápido llegamos al mirador. Puede apreciarse la ciudad en 360 grados.

Torre Azadí: Inaugurada en 1971 como parte de las celebraciones de los 2.500 años del Imperio Persa, tenía el nombre de Shahyad, luego de la revolución islámica de 1979 pasó a llamarse Azadi que traduce Torre de la libertad.

IMG_0878

Museo Nacional de Iran Fue fundado en 1933 en el ala oeste de un complejo militar. Es un edificio de dos plantas en ladrillo rojo; se entra a través de un pórtico que recuerda la arquitectura de la era Sasánida.

Su exhibición se inicia con elementos extraídos de las excavaciones hechas en la ciudad de Susa, (4.000 años antes de Cristo) y algunas representaciones de viviendas y urnas funerarias, piedras originales con textos en escritura cuneiforme, vasijas de piedra talladas con figuras, (de diferentes regiones del país y el antiguo imperio), figuras humanas y de animales en bronce que datan de dos milenios antes de Cristo, así como carros, grandes ollas de arcilla y sellos en piedra.

Pasamos luego al período Aqueménida del que encontramos estatuas, partes de la apadana de Persépolis representando arqueros y lanceros, una estatua del rey Darío vistiendo el traje tradicional persa y con inscripciones cuneiformes en su base, en las tres lenguas oficiales del imperio y jeroglíficos egipcios.

Es tal la cantidad de elementos en este museo, todos igual de importantes y hermosos, que sería imposible describirlos, dejo entonces algunas fotos que muestran su magnificencia.

Es uno de los imperdibles en Teherán, al que se le puede dedicar una tarde.

Palacio de Golestan: Declarado patrimonio de la humanidad en 2013, data del siglo XVI cuando se inició su construcción durante el período Safaví. Fue la residencia de la dinastía Qajar del siglo XVIII y se compone de varios edificios de diferentes épocas.

Se destaca su gran trono de mármol ubicado en una sala a la vista del patio, allí fue coronado Mohamed Reza Pahlevi y su esposa Farah Diva.

Permiten la visita solo a algunos salones donde se exhiben una gran cantidad de objetos que fueron regalados a los últimos Sahs por gobiernos extranjeros, al igual que muebles de la época de las dos dinastías.

Llama la atención la figura en cera del último monarca Qajar, Ahmad Shah, sentado en su trono en una de las salas. De éste se habla mucho acerca de su fiereza y la gran cantidad de mujeres que conformaban su harem.

Sus muros, de un color tenue, están decorados con figuras de yeso y detalles en espejo. El piso es de baldosa pintada a mano con muchos colores y flores, motivo que es común en la fachada de los diferentes edificios.

Infortunadamente no dejan tomar fotos en su interior, aunque algunos de mis compañeros lo hicieron a escondidas y me cedieron las suyas.

Tesoro Nacional: Es un museo adjunto al Banco Nacional que forma parte de las reservas del país. Allí se encuentran las joyas de los Shah y sus esposas. Para ser sincera, la muestra de las joyas de la corona inglesa, no le llega a los tobillos a esta colección. Es deslumbrante el lujo y riqueza exhibidos en este sitio, donde lógicamente no dejan tomar fotos.

Podemos ver allí: Coronas, diademas, vainas de espadas y dagas, asas de las mismas, cinturones, anillos, capas, vestidos, etc., todo incrustado de diamantes, rubíes, esmeraldas, zafiros, jade y todas aquellas piedras preciosas que a uno le puedan pasar por la mente.

Hay un mapamundi, muy grande, en el cual los mares están incrustados en su totalidad de esmeraldas y cada continente en una piedra preciosa diferente. El soporte, es de oro macizo de 24 kilates.

Pero la joya de la corona de este museo es el Gran diamante rosado, que mide aproximadamente 10 centímetros por 5 el que, según nuestro guía vale más que la suma de todas las joyas del mismo museo. Dependiendo del ángulo en que se mire, su color va variando.

Bazar de Teherán: Es un lugar inmenso donde se pueden conseguir desde pistachos hasta joyas de alto valor, pasando por tejidos, bordados, grandes tiendas de frutos secos, ropa etc.

El sitio que más disfruté fue precisamente el de pistachos, pues hay una gran variedad de tamaños, sabores y colores. El más fino y costoso dijo nuestro guía, es el que tuestan con azafrán, lo probé y realmente es delicioso.

Mausoleo del Ayatollah Khomeini: Está ubicado en las afueras de Teherán, es un monumento rectangular, inmenso e imponente. En su interior, custodiado por jóvenes voluntarias envueltas en el chador, se encuentran sus restos en una gran urna de cristal de tonalidad verde (color del Islam), es un salón muy muy grande con techos muy ornamentados y columnas anchas con capiteles en forma de abanico. Su mihrab es más grande que los que he conocido y está decorado sobriamente.

En el patio de entrada hay una grande y larga fuente con juegos de agua. Me extrañó observar que fue el único mausoleo de todos los visitados en el país, donde no se ven multitudes, más bien, son escasos los visitantes.

Mes de Muharram: Es el primer mes del calendario islámico y en éste se conmemora el asesinato  del Imam Hosseim, nieto de Mahoma y líder espiritual de los Chiítas. Tuvimos la fortuna de que este año la fecha coincidiera con nuestro viaje y pudimos ver las diferentes manifestaciones masivas  de dolor expresadas en rezos y procesiones, banderas negras en las calles,   pasacalles con textos del Corán, puestos callejeros donde repartían té, muchas personas vestidas de negro, etc.  El luto por esta conmemoración dura todo el mes.

bty
bty

4dd846b5$2efe$467a$8297$bf44a8a30bb0_3456_4608_1506073095621

bty
bty
bdr
bdr
bty
bty
bty
bty
burst
burst
bty
bty
bty
bty

Aquí termina pues mi recorrido por Teherán, ciudad que, aunque no tiene bonita arquitectura, la belleza de sus monumentos bien merece la pena una visita de 1 día y medio.

Deja un comentario, tus datos nunca serán compartidos

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentario en “TEHERAN”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s