Sin categoría

BUENOS AIRES

Visité la ciudad en 2016 en una pasada relámpago de tres días cuando iba con destino a Uruguay. Allí me alojé en Apartamentos San Diego en el barrio Recoleta, tomado a través de AirBnB, 45 dólares la noche, con desayuno muy regular que debía tomar en una cafetería cercana. Muy bien ubicado, con buena dotación y mantenimiento. Desde allí me desplazaba a pie hasta el centro en unos 15 minutos, lo que me daba la oportunidad de recorrer calles y avenidas muy bonitas admirando la mezcla de arquitectura que tiene la ciudad.

La verdad, en tres días solo podrás ver algunos de los sitios más representativos; para realmente conocer Buenos Aires con todos sus contrastes, creo que 7 días completos te darían la oportunidad de ver y recorrer bien la ciudad. Aquí les dejo pues mi relato de lo que pude disfrutar en mi corta estadía.

La capital de Argentina está ubicada al borde del río de La Plata, por lo que es común llamar a sus habitantes Porteños. Cuando se fundó la primera aldea, se llamó Nuestra señora del Buen Ayre. Posteriormente, en la época colonial cuando se dio la segunda fundación se denominó Trinidad. Sin embargo, aunque este nombre desapareció solo en 1996, siempre fue conocida como Buenos Aires. Es una ciudad de aproximadamente 3 millones de habitantes, aunque en su área metropolitana cuenta con casi 20 millones. Se recorre a pie fácilmente (Me gusta mucho caminar las ciudades) pero cuenta con un buen servicio de buses y metro, si se prefiere llegar más rápido a cada sitio de visita.

Había leído en internet muy malos comentarios sobre el bus turístico, pero aun así lo tomé. La verdad me pareció muy bueno el recorrido, audífonos en perfecto estado y las explicaciones muy claras y completas, lo aproveché entonces como transporte para bajarme a conocer el barrio de la Boca que está más alejado del centro.

Es una ciudad de amplias y bonitas avenidas, muy arborizadas. Una de ellas es la Avenida 9 de julio considerada la más ancha del mundo, en medio de la cual están los portales de las líneas de buses. Las más antiguas son menos anchas, pero es allí donde vemos los edificios más bonitos y antiguos.

Comienzo mi visita por la Avenida de Mayo, que va desde la Casa Rosada hasta el Palacio del Congreso Nacional. Es la primera construida en la ciudad, data del siglo XIX y nos da acceso al barrio Monserrat.

La Casa Rosada, sede del gobierno está ubicada en el barrio Monserrat considerado el casco antiguo de la ciudad, es una edificación de finales del siglo XIX en el estilo que allí llaman italiánico. Se construyó en el sitio donde, durante de la Colonia había un fuerte, posteriormente una casa de aduanas y más adelante la residencia de los mandatarios del virreinato de la Plata. En su momento la Casa de Gobierno quedó al lado del edificio de correos; a principios del siglo pasado, los dos edificios fueron unidos y reformados para asimilar el estilo de uno con el otro, hasta llegar a lo que vemos hoy. Frente a ella se encuentra una pequeña plazoleta que rinde homenaje al General Belgrano.

 

Plaza de Mayo: Aquí nació la ciudad en el siglo XVI y se gestó la independencia del país, el 25 de mayo de 1810. Es también el sitio donde, desde 1977 durante la última dictadura militar, se han reunido las llamadas Madres de la Plaza de Mayo quienes reclaman a sus hijos desaparecidos por el régimen. En el centro, un obelisco conmemora el centenario de la revolución de independencia.

A un costado de la plaza está la Catedral Metropolitana, un edificio del siglo XIX, con apariencia de templo griego. Su interior es sobrio a excepción del altar -bajo la cúpula-que resalta por su dorado. Al ingresar, a mano derecha, hay una capilla que aloja la tumba de José de San Martín prócer y libertador del país; tiene guardia permanente que varias veces al día hace la ceremonia de cambio, con militares que vienen desde la Casa Rosada. El Papa Francisco fue el párroco de esta iglesia durante 20 años, por este motivo hay en su interior un pequeño museo que exhibe ornamentos utilizados por él.

Muy cerca de aquella está el Banco de la Nación un edificio imponente donde inicialmente funcionó el Teatro Colón. Aquí podemos visitar el Museo de Numismática.

IMG_0058
Banco de la Nación

El Cabildo, era la sede administrativa del virreinato y en una de sus alas alojaba una cárcel. El edificio que vemos hoy es la reconstrucción hecha en 1743, en el terreno del original de la época de la Colonia. Hoy funcionan allí las oficinas de Museos y Monumentos nacionales. Tiene un museo colonial que puede visitarse de martes a domingo de 10:30 a 17:00 y los jueves hasta las 20:00.

IMG_0101(1)
Cabildo de Buenos Aires

Diagonal al Cabildo hay una pequeña plaza donde se exhiben cruces blancas, banderas argentinas y carteles con leyendas en homenaje a los soldados muertos durante la guerra de las islas Malvinas.

IMG_0103(1)
Homenaje a los fallecidos en las Islas Malvinas

Tomando la calle trasera de esta plaza, entramos a lo que allí se denomina el Casco Antiguo, cuya zona más representativa es la Manzana de las Luces y en ésta, la Iglesia de los Jesuitas, la más antigua de la ciudad con un interior muy lujoso, a un costado está el edificio del colegio de esta comunidad, expropiado cuando la expulsión y tomado por el virreinato. Hoy se llama Colegio Nacional de Buenos Aires y depende de la Universidad del mismo nombre.

IGLESIA DE SAN IGNACIO
Interior Iglesia de los Jesuitas

En este sitio se encuentran unos túneles del siglo XVII, no es claro cuál era su uso, unos dicen que era para ingresar contrabando y otros que para la defensa de la ciudad. Pueden recorrerse, pero durante mi visita estaban cerrados por mantenimiento.

Pasamos por el Palacio de la Legislatura, de mediados del siglo pasado, cuya principal atracción es su torre de 97 metros de alto, que ostenta un reloj inglés conectado a 5 grandes campanas 3 de las cuales llevan los nombres de las carabelas de Colón y las otras dos se denominan La Porteña y La Argentina.

Hay algunas edificaciones antiguas, entre las cuales se cuentan la Farmacia La Estrella que presta sus servicios desde 1885 y conserva todo su mobiliario original y la Casa del Virrey Liniers que hoy es sede del Instituto histórico.

Subiendo por la avenida encontramos el Café Tortoni, el más antiguo de la ciudad que entre sus visitantes famosos contó con Carlos Gardel, Borges, García Lorca etc. En sus bajos se puede disfrutar de un espectáculo de tango. Al lado está la Academia de Tango que además de su función académica, aloja el museo de este baile.

IMG_0100(1)

Continuamos admirando construcciones emblemáticas como el Palacio Barolo de principios del siglo pasado y edificio más alto de Suramérica en su época. Su interior tiene múltiples pinturas y referencias a la Divina Comedia de Dante, ya que su dueño, el señor Barolo, era gran admirador de del escritor.

Finalmente llegamos a la Plaza del Congreso, donde está la sede actual de esta institución, un edificio imponente en estilo italiano que ostenta una cúpula muy alta y el antiguo congreso que aloja el Museo de Historia Nacional. La plaza cuenta con varias esculturas conmemorativas de la independencia y un Pensador firmado por Rodin.

CONGRESO DE LA REPUBLICA
Palacio del congreso Argentino

El segundo día lo dediqué a conocer algunos sitios en el barrio La Recoleta donde estaba alojada.

Mi primera parada fue en el Cementerio, construido a principios del siglo XIX en el terreno donde funcionaba el convento de los monjes recoletos. Vale la pena recorrerlo todo para conocer los inmensos mausoleos que guardan los restos de próceres, presidentes, escritores y de las familias más acomodadas de Buenos Aires que habitaban en el barrio lujoso que se fue formando en el área. A la entrada hay una plazoleta circular con un Cristo muy alto y de allí parten las calles que completan en total 5 manzanas.

FACHADA CEMENTERIO LA RECOLETA
Entrada Cementerio La Recoleta-Foto by Christian Haugen

Encontramos mausoleos familiares e individuales decorados con un sinfín de esculturas en mármol y bronce representando ángeles, placas con leyendas y en muchos casos la figura del fallecido. La tumba más visitada del cementerio es la de la famosa Evita Perón, siempre adornada con flores.

Está abierto de lunes a domingo de 7:00 a 17:30 y la entrada es gratuita

Al lado del cementerio está la antigua iglesia del convento, dedicada a Nuestra Señora del Carmen.

A pocos minutos a pie, llego al Museo de Bellas Artes alojado desde 1932 en las instalaciones del depósito de las bombas que impulsaban el agua a la ciudad. El edificio fue remodelado y hoy exhibe obras de los más reconocidos pintores argentinos y de Suramérica. Hay una sala de pintores europeos con pinturas de Rembrandt, El Greco, Rubens, Renoir Chagall, entre otros. Cuenta también con una terraza dedicada a esculturas y una sala de arte andino precolombino. Vale la pena visitarlo. Abre de martes a sábado de 10:00 a 20:00, la entrada es gratuita.

De allí me dirigí a conocer la famosa Librería El Ateneo. Está ubicada en el antiguo Teatro Grand Splendid donde se presentaron a principios del siglo pasado óperas y ballets y los argentinos vieron las primeras películas con sonido. El local se conserva intacto. En el escenario hay un bar donde puedes sentarte a leer y tomar un café. Igualmente, los palcos son salas de lectura. Tiene una gran cúpula decorada con frescos originales y el último piso está dedicado a exhibiciones y eventos. A diferencia de la librería Lello en Oporto, aquí no te cobran la entrada. Esta abierta de 9:00 a 22:00 y queda en la Avenida Santa Fe.

Cerca de mi alojamiento encontré el edificio del Ministerio de Educación, Palacio Sarmiento tan hermoso que no pude resistirme a fotografiarlo. Es de principios del siglo pasado y construido por orden de la hija de un español que quiso donarle a la ciudad una escuela para niños. No lo encontré en ninguna guía de la ciudad, pero creo que vale la pena incluirlo por su belleza.

MINISTERIO DE EDUCACION PAL SARMIENTO

 

A continuación, visité el Teatro Colón en el Barrio San Nicolas. Diariamente hay un tour guiado que dura aproximadamente media hora y cuesta unos 10 dólares americanos. El tour en español  es cada 15 minutos.

El teatro, construido por un arquitecto italiano a principio del siglo pasado, ha visto pasar por su escenario, bailarines, operas, artistas y orquestas de todo el mundo. Es elegante y sobrio. A la entrada, sus escaleras nos llevan al hall decorado con columnas en mármol y vitrales en la cúpula y a lo largo del techo. Decía el guía que en sus inicios allí iba la gente más rica de la ciudad que poco conocía la lírica pero era obligatorio dejarse ver en el gran hall. Pasamos luego al Salón que exhibe los bustos de actores, músicos y compositores clásicos. A continuación, el Salón Dorado, hecho a imagen del foyer de la ópera de París, ostenta muchos espejos, decorados en yeso dorado y grandes lámparas al igual que mobiliario traído en sus inicios desde Francia. Allí se llevan a cabo conciertos, exposiciones de trajes, atuendos de obras presentadas y conferencias. En su parte baja tiene una escuela de artes y música.

Por último, entramos a la platea en forma de herradura desde donde podemos admirar la belleza de sus palcos.

Frente a la Plaza Lavalle y muy cerca del teatro, está el Palacio de los Tribunales, sede del poder judicial, un edificio de mediados del siglo pasado en estilo neoclásico. No alcancé a ingresar, pero puede visitarse anotándose telefónicamente a una de las visitas guiadas que se ofrecen diariamente, sin costo. Según he leído, el interior vale la pena conocerlo.

PALACIO DE LOS TRIBUNALES
Palacio de los Tribunales

Calle Corrientes: Es toda una tradición y el sitio para de la vida nocturna, allí encuentras bares, teatros, pizzerías, restaurantes, cines y un sinnúmero de librerías que abren hasta tarde en la noche. Aquí se vivió la época de oro del tango, y disfrutaron los argentinos de las canciones de Carlos Gardel. Tiene 70 cuadras y atraviesa varios barrios de la ciudad, finalizando en el Obelisco.

IMG_0098(1)

El Obelisco: Situado en el cruce de la Avenida 9 de julio, con la calle Corrientes, este monumento de 67 metros de altura se construyó como homenaje al cuarto centenario de fundación de la ciudad. En cada uno de sus cuatro lados tiene una leyenda alusiva a un hecho histórico, así pues, hace mención del año de la primera fundación, 1536, la segunda, 1580, el año en que Buenos Aires fue designada como capital de la nación y el día que se izó por primera vez la bandera nacional. Aunque cuenta con una puerta de ingreso, no está permitido subir a lo alto.

IMG_0181

En la misma avenida en lo alto de la fachada del edificio del Ministerio de Obras Públicas, vemos el rostro de Eva Perón hecho en acero, por un lado dando un discurso y en la cara posterior, sonriendo al pueblo.

En la Avenida Paseo Colón está el Ministerio de Agricultura en un inmueble compuesto por dos edificios que combinan los estilos francés e inglés.

SECRETARIA DE AGRICULTURA
Edificio Ministerio de agricultura

Finalizando mi segundo día, me fui a conocer Puerto Madero, antiguo puerto de la ciudad que, debido al tamaño de los barcos fue quedándose pequeño y obligó a la ubicación de uno nuevo. El sitio quedó en el abandono y en los años 90 del siglo pasado la zona fue recuperada. Hoy es un barrio residencial elegante, con arquitectura moderna donde también hay sedes de empresas nacionales y multinacionales. Los viejos galpones al borde del río que almacenaban mercancías, fueron restaurados instalándose una amplia zona de restaurantes y un paseo peatonal muy agradable recorrer en las tardes.

Mi último día lo dediqué al Barrio La Boca, llamado así por que en el sitio desemboca el Riachuelo en el río de La Plata. Este barrio fue creciendo alrededor de la actividad del puerto y allí se radicaron inmigrantes de varias nacionalidades que construyeron sus viviendas con madera, hojas de zinc y pintura que desechaban de los barcos. Es un sitio muy pintoresco, con casas muy coloridas y lo que allí llaman conventillos que son viviendas comunales donde cada familia tenía una habitación.

Lo más emblemático de este barrio es la Calle Caminito, llamada así por el poema de un poeta argentino que lleva ese nombre y fue inmortalizado como canción por Carlos Gardel. Allí encontramos bares, talleres de artistas, museos y altorelieves en las paredes que tratan de ilustrar la historia del barrio. Hay muchos restaurantes con terraza al aire libre donde se pueden comer muy buenos asados argentinos y te sorprenden unos bailarines de tango.

 

Termino aquí este recorrido fugaz por una ciudad llena de contrastes, parques, avenidas y mezcla arquitectónica producto de su condición de tierra de inmigrantes, segura  de que  debo volver para visitar y admirar el sinnúmero de sitios que no alcancé a conocer.

Deja un comentario, tus datos nunca serán compartidos.

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s