IRAN 09/2017

CIUDADELA DE RAYEN – MAHAN

Salimos temprano de KERMAN para visitar la Ciudadela de Rayen y el mausoleo del fundador de los derviches Nematollahi en la pequeña ciudad de Mahan, ambas ubicadas en la provincia del mismo nombre.

¡El paisaje durante el recorrido en autobús, fue para mí muy hermoso! Un gran desierto, en el que por momentos aparecen montañas unas más altas que otras, como puestas de adorno sobre el terreno y separadas entre sí.

95 kilómetros más adelante, está la Ciudadela de Rayen, al borde del monte Kuh-e-Hezar. Construida en el siglo V en época de los Sasánidas en barro cocido y paja, fue paso obligado de las caravanas de la Ruta de la seda y estuvo habitada hasta el siglo XIX. Sus 22.000 metros cuadrados de área, están rodeados de una gran muralla con 16 torres de vigilancia aún en buen estado, en su interior vemos los restos de las antiguas casas de las cuales quedan solamente las cuatro paredes y algunas puertas de entrada, hornos, pasillos, escalas, un templo del fuego de los tiempos del zoroastrismo que luego se convirtió en mezquita etc., e increíblemente en buen estado, la residencia amurallada del mandatario con 2 torres, habitaciones, salones de recibo de embajadas y escaleras de acceso al tejado, que es realmente como una especie de terraza desde donde se divisan las casas y sectores de la ciudadela.

Actualmente está siendo restaurada, pues en 2003, se afectó seriamente por un terremoto. Fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco.

MAHAN

Es una ciudad pequeña donde aún podemos ver familias viviendo en casas de barro cocido y techo en cúpula que les da frescura.

Mausoleo del shah Nematollah: Fue un poeta y sabio sufí, quien llegó allí a fundar la orden de los Derviches iraníes llamada Nematollahi. A su muerte fue declarado santo y en el siglo XV se construyó su mausoleo inicial, el cual ha sufrido varias ampliaciones en el tiempo y se han añadido tumbas de algunos shahs.

Lo más destacado es su gran cúpula azul turquesa de la época Safávida, imperio Timúrida y sus minaretes decorados en mosaico verde y azul. En el interior está la urna donde reposan sus restos. La mezquita es grande y con una decoración limpia, paredes blancas decoradas con figuras pequeñas en azul oscuro y lámparas con luces azules, tiene un techo muy alto cuya estructura simula varios pisos.

Cuenta con varios patios el más bonito de los cuales tiene jardines, cipreses y un estanque. A  un costado, hay una pequeña habitación donde vivió el santo, en la que se conservan sus libros y tapetes para oración. No nos permitieron entrar.

 

En Mahan almorzamos en un lindo restaurante típico, Tigaran Shabhaye, ubicado en el gran patio de una casa, con las mesas y camas entre árboles.

Jardin Bagh e Shahzade. Declarado patrimonio de la humanidad en 2011 este parque fue hecho durante la dinastía Qajar, su nombre quiere decir Jardín del príncipe y abarca 5 hectáreas.

Está construido entre el desierto, el agua que alimenta sus estanques y fuentes proviene de la montaña y la inclinación de ésta permite correr el agua de fuente en fuente hasta llegar a un estanque frente a la residencia del shah. Hay muchos árboles y jardines, aunque pocas flores.

Finalmente volvimos a dormir en nuestro hotel en  KERMAN el Jahangardi, un buen hotel para las dos noches que pasamos allí, con buen desayuno y cena y habitación pequeña pero cómoda.

 Deja un comentario, tus datos nunca serán compartidos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s