ALEMANIA, Sin categoría

DRESDE

Desde  Berlin viajamos a Dresde en Flixbus a las 7:15 de la mañana, el viaje toma 2 horas y media aproximadamente; pagamos 10 euros por el billete. Realmente utilizar esta empresa se justifica por la frecuencia de las rutas, el precio y la comodidad. Reitero que el wifi ofrecido, en términos generales, no funciona. Llegamos a nuestro hotel Hilton tipo 10 de la mañana. Está muy bien ubicado en el centro de la ciudad muy cerca de todos los monumentos.

Es pequeña, de aproximadamente 600.000 habitantes, a orillas del rio Elba. Su casco antiguo fue bombardeado por los ingleses en 1945, ya habiendo Alemania firmado su rendición al final de la segunda guerra mundial. Hace unos dos años la Reina Isabel visitó la ciudad y en su discurso pidió perdón al país por este hecho. Es llamada la Florencia del Elba, por la belleza de su arquitectura de estilo barroco en su mayoría.

Fue parte de la Alemania Democrática, en este período se reconstruyó el centro antiguo en su mismo estilo arquitectónico del siglo XVII.

QUÉ VER EN DRESDE

Iglesia de Nuestra Señora (Frauenkirche): En la plaza Neumarkt, está ubicada esta imponente iglesia luterana barroca, construida inicialmente en el siglo XVII, y reconstruida a partir de los años 50 del siglo pasado. Al mirar fachada podemos ver los ladrillos que pertenecían a la antigua catedral, en color más oscuro.   En el centro de la plaza se erige la estatua de Martin Lutero alrededor de la cual hay edificios igualmente restaurados en su forma original, que alojan viviendas, oficinas y en sus bajos terrazas y restaurantes.

IMG_3587

El interior de la iglesia, muy iluminado, es semicircular con tres pisos de balcones decorados en yeso y soportados por columnas, que finalizan en una alta cúpula  ornamentada con frescos de los 4 evangelistas. Al fondo, el altar muy barroco y recargado tiene pequeñas esculturas la mayoría de las cuales son originales, recuperadas después del bombardeo de la ciudad, que representan una escena de Jesús y los discípulos.

Palacio Real: Era la residencia de los príncipes electores y luego de los reyes sajones desde el siglo XVI, combina varios estilos arquitectónicos. En la segunda guerra mundial quedaron en pie solo su fachada y muros, fue recuperado en los años 60 del siglo pasado y hoy es un museo que exhibe diversas colecciones, entre otras una sala de armas y armaduras, la galería numismática, la biblioteca de arte, etc. Es un edificio de 4 plantas con varias alas, dos entradas y en la parte posterior la capilla del palacio.

Lo imperdible, es la denominada Bóveda verde histórica inaugurada en 2005. Está en la primera planta del palacio y a un costado del patio central.

Allí se exhibe, diferentes colecciones de joyas, vajillas, recipientes, vasijas y vasos, espejos, artículos de decoración, figuras en marfil, ámbar, bronce, que formaban parte del tesoro real y regalos recibidos de otros estados. Infortunadamente no se pueden tomar fotos y es un lugar con una vigilancia extrema.

A la salida hay una sala llamada la Nueva bóveda verde que complementa la exposición anterior donde la pieza destacada es  la representación en marfil de la Corte del gran Mogol, un inmenso conjunto de figuras de personas, carruajes, salones del palacio, hechas en pequeña escala y conservadas dentro de una urna de vidrio.

La entrada al Palacio y la Bóveda verde tiene un costo de 20 euros y su visita puede tardar unas dos horas y media.

Mosaico El desfile de los príncipes: En el exterior del palacio se encuentra un gran mural de 102 metros hecho en 25.000 placas de porcelana, con la imagen de los príncipes sajones a caballo y en tamaño natural.

IMG_20180730_145205

 Plaza del teatro o de la ópera: Un amplio espacio en cuyo centro está la estatua ecuestre del rey Augusto el fuerte, quien le dio a la ciudad su vocación por el arte y adelantó las bellas construcciones que hoy vemos. Al fondo está  el edificio de la Opera Semper, como todo en esta ciudad en estilo barroco. Lleva el nombre de su creador  y fue reconstruida luego de la segunda guerra mundial con el mismo aspecto de la original del siglo XIX. Se ofrece un tour en español por 10 euros. Nosotros lo hicimos, aunque quedamos un poco decepcionadas pues la mayor parte estaba en trabajos de restauración. Sin embargo alcanzamos a ver, los frescos y techos muy ornamentados en el hall principal, algunos pasillos y la sala de presentaciones con su hermosa  cúpula, el escenario y parte de la platea y  palcos completamente tapados. Aún así, creo que vale la pena hacerlo, las restauraciones y mantenimiento generalmente se hacen en verano cuando el elenco toma sus vacaciones.

Palacio Zwinger : Fue mandado construir por Augusto el Fuerte, rey de Sajonia y quien también detentó el poder como rey de Polonia. Por ello lo más llamativo de esta construcción, es la gran corona a la entrada a su patio principal. Está ubicado muy cerca de la Neumarkt, y detrás de la ópera, así que se puede llegar a pie.

dav

Está rodeado por un foso y  el puente de entrada está debajo de la gran corona. Al ingresar llegamos a un inmenso patio donde los locales acostumbran pasear en las tardes. Desde allí se puede apreciar el conjunto, que consta de dos alas rectangulares y un edificio principal al frente, en el cual destaca su carillón y el reloj de porcelana.Estos alojan hoy el Museo de porcelana de Meisen, el Museo de arte, que es la otra joya de la ciudad, allí se pueden ver obras de Tiziano, Rubens, Boticelli, el más famoso, La Madona Sixtina  de Rafael, entre otros. En el tercer edificio hay un museo de geografía. Infortunadamente, lo visitamos al final y ya no pudimos entrar a los museos.

El consejo es pues, que lo primero que debe visitarse en Dresde es el Museo de arte y la Bóveda verde.

 Por último está la llamada terraza Brhul, al borde del rio Elba la que se aprecia mejor desde la otra orilla del casco antiguo. Desde allí podemos ver en todo su esplendor el conjunto de la ciudad barroca.

El bus turístico, que también tomamos, tiene un costo de 18 euros y te lleva a conocer la Dresde no barroca (esta se recorre a pie) y  sus barrios, aunque realmente pienso que no es muy necesario usarlo.

Es una ciudad que puede visitarse en un día a pie, sin embargo, es importante organizar el tiempo e ir primero aquellas atracciones con horario, para no perderse de conocerlas.

Deja un comentario o pregunta, tus datos no serán compartidos

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s